lunes, 4 de agosto de 2014

Parte 5 (Aïsha)

En cuanto comenzamos a oír los disparos, Fulanita, Levon y yo nos pusimos en estado máximo de alerta, pensando a toda velocidad.

En cuestión de segundos Levon encendió la luz y las cámaras para ver el combate entre un ser y Sergio, al que estaban desgarrando sin ton ni son.

No sé si fue pura casualidad, que desvié la vista hacia otra cámara y vi a uno de esos seres salir de un conducto de ventilación, trepar por el techo y volver a introducirse en el siguiente en dirección a la cabina de mando.

En ese preciso instante todos mis sentidos se pusieron en máxima alerta y se me erizó hasta el último pelo de la cola.

-¡Una de esas cosas viene hacia nosotros!- fue todo lo que alcancé a decir antes de echar una vista rápida por el puente y encontrar una rendija.

En apenas 3 segundos ya había desenfundado mi pistola y había sacado las garras en dirección a la rejilla. Al momento se unió Fulanita cubriendo el otro flanco y Levon, con destornillador en mano, trepó hacia ella para asegurarla.

En cuanto terminó y se retiró, pasamos alrededor de cinco minutos en absoluta tensión apuntando a la rejilla ya que todos los que tenían experiencia en el combate ahora mismo estaban en el pasillo transportando a un compañero herido.

En cuanto entraron los del pasillo empezaron a intentar ayudar a curar a Sergio.


En lo único que podía pensar yo era: ‘¿Qué demonios ha pasado?’